Resolución de la dacrioestenosis después del tratamiento de manipulación osteopática

La dacrioestenosis, una obstrucción del conducto nasolagrimal (NLD), se encuentra en hasta el 20% de los recién nacidos y es la causa más frecuente de epífora y ocular. alta en esta población de pacientes. La dacrioestenosis resulta de una canalización incompleta del cordón epitelial nasolagrimal en el útero o de huesos craneales desalineados que se han desplazado debido a las fuerzas en el útero, durante el parto o durante el posparto. El criterio estándar de atención para los pacientes con dacriostenosis es el masaje nasolagrimal, una técnica no invasiva en la que se aplica una presión no específica sobre el saco lagrimal para forzar las lágrimas en la LND. El papel principal de la NLD es drenar las lágrimas del ojo. Si bien el 96% de los casos de dacriostenosis se resuelven espontáneamente por meses de edad, la probabilidad de resolución espontánea disminuye con la edad. Si los síntomas persisten en los bebés de 6 a 12 meses, es posible que se requiera la exploración nasolagrimal con el uso de anestesia.Si no se trata la dacriostenosis, los pacientes corren el riesgo de complicaciones como infección y anisometropia. Informamos el caso de un niño cuyo niño persistente La dacrioestenosis se resolvió después del tratamiento osteopático de manipulación (OMT). Por lo que sabemos, el informe actual es el primero en hablar sobre la OMT para la dacriostenosis.

Reporte de caso

Un niño de 9 meses de edad fue llevado a la clínica de atención médica por su madre, quien reportó un aumento de lagrimeo y costras alrededor del ojo derecho del niño al despertar. El paciente tenía un historial de dacriostenosis y dacriocistitis recurrente desde el nacimiento, según lo diagnosticó su pediatra y oftalmólogo. La madre había estado realizando un masaje nasolagrimal en el paciente dos veces por día, ya que los síntomas ocurrían desde el nacimiento del paciente. En el momento de la visita, el paciente estaba en el día 5 de polimixina B sulfato-trimetoprima solución oftálmica (10,000 U-1 mg / mL) y pomada oftálmica de bacitracina (500 U / g). La madre informó que los antibióticos aliviarían los síntomas del paciente temporalmente, pero que sus síntomas reaparecerían unas pocas semanas después de suspender los antibióticos. Debido a los síntomas recurrentes, el paciente estaba programado para un sondeo nasolagrimal. El paciente no tenía antecedentes médicos o familiares notables. Nació a las 38 semanas de gestación de una madre primigravídica por parto por cesárea por no progresar. No tenía drogas conocidas ni alergias estacionales. Su oftalmólogo no reportó problemas oculares o oculares adicionales. No había mascotas en la casa del paciente y ninguno de los padres fumaba cigarrillos o usaba drogas. El examen físico reveló que los signos vitales estaban dentro del rango de referencia. El paciente estaba cumpliendo todos los hitos del desarrollo adecuadamente. El examen de la cabeza fue notable por un mayor desgarro del ojo derecho sin pus ni sangre. La órbita derecha parecía más pequeña en comparación con la órbita izquierda debido al aumento del edema del tejido blando que rodea el ojo. El resto de los hallazgos de la exploración física no fueron notables. Los hallazgos del examen estructural osteopático incluyeron la rotación interna disfunción somática del hueso nasal derecho, hueso frontal derecho y hueso maxilar derecho; compresión condilar bilateral; espasmo escaleno derecho; niveles espinales C2 a C3 flexionados, girados y laterales a la derecha; nivel espinal C5 extendido, girado y lateral izquierdo; disfunción de la primera costilla derecha por inhalación, y nivel vertebral T1 flexionado, girado y lateral derecho.

El paciente fue tratado con técnicas de OMT que incluyen diseminación de nasion, elevaciones de hueso craneal tales como elevación frontal y elevación maxilar, tensión ligamentaria equilibrada de las regiones cervical y torácica superior, condilar bilateral descompresión y liberación miofascial de la columna cervical y la entrada torácica. Inmediatamente después del tratamiento, el edema alrededor del ojo derecho del paciente disminuyó. Durante 3 llamadas telefónicas de seguimiento, la madre de la paciente informó lo siguiente: 1 semana después del tratamiento, la epífora y el flujo ocular habían disminuido. A las 3 semanas después del tratamiento, la epífora se había resuelto, había secreción ocular y había disminuido el edema alrededor del ojo derecho. A los 6 meses del tratamiento no se presentaron síntomas. Ya no se requirió la exploración nasolagrimal quirúrgica o el masaje nasolagrimal, y el paciente no había necesitado antibióticos desde que recibió OMT.

Discusión

Proceso fisiológico y patológico La NLD se origina en la fosa nasolagrimal en la pared medial de la órbita. La fosa nasolagrimal comprende el hueso lacrimal posterior y el proceso frontal del maxilar anterior. La canalización comienza durante el tercer mes en el útero y comienza de manera superior en el punto y termina distalmente en la válvula de Hasner, que cubre la abertura hacia el meato inferior de la cavidad nasal. Cuando las lágrimas entran en el punto, una combinación de contracción del músculo orbicularis oculi, tracción fascial y presión negativa crea una acción de bombeo para forzar las lágrimas en la NLD. La causa más común de dacriostenosis es una membrana sin abrir en la válvula de Hasner. Las causas incluyen estrechamiento interoseoso de las disfunciones de los huesos frontal, maxilar y etmoidal adyacentes. La compresión intraósea también puede ocurrir dentro del hueso lagrimal, porque los huesos de un bebé son blandos y se moldean fácilmente por los estresores que los rodean.

Diagnóstico y complicaciones.

El diagnóstico de dacriosteenosis suele ser clínico, caracterizado por la presencia de síntomas oculares como secreción y epífora. Si se sospecha que hay dacrioestenosis pero no hay síntomas en el momento de la evaluación, los médicos pueden depositar solución salina teñida con fluoresceína en la lente para evaluar el drenaje a través de la LND. Otras causas de estos síntomas que deben considerarse en el diagnóstico diferencial incluyen conjuntivitis, blefaritis y trauma. Las complicaciones de la dacriostenosis persistente incluyen anisometropia, dacriocistitis y celulitis orbitaria. Tratamiento El tratamiento de primera línea para los pacientes con dacrioestenosis es el masaje nasolagrimal, que se realiza aplicando presión a los tejidos sobre la LND y masajeando desde el saco lagrimal hacia la LND distal. La presión ayuda a forzar las lágrimas en la LND al mejorar el mecanismo de acción capilar que atrae las lágrimas hacia el saco lagrimal. También puede ayudar a romper la válvula Hasner sin abrir. Si los síntomas persisten después de que el paciente tiene entre 6 y 12 meses de edad, puede ser necesario realizar una prueba de NLD. Si el sondeo falla, se pueden usar dilataciones con balón o stents de silicona temporales. En casos raros, hay medidas permanentes disponibles, como la construcción de una ventana entre el saco lagrimal y la cavidad nasal.

Enfoque osteopático y consideraciones

Para comprender el papel de la OMT en el alivio de la estenosis, uno debe estar familiarizado con la anatomía de la LND y sus huesos, músculos y fascias circundantes. Estructuralmente, el canal óseo a través del cual atraviesa la LND puede estrecharse si el proceso frontal del maxilar se dirige hacia atrás o si el hueso lacrimal se impulsa anteriormente. Uno de los objetivos de un estiramiento óseo craneal es controlar las disfunciones de los huesos asociados en relación con sus conexiones suturales o durales. En los casos de dacriostenosis, los estiramientos óseos craneales pueden usarse para controlar las tensiones ejercidas en el hueso lagrimal por los huesos maxilares, frontales y etmoidales circundantes. El canal puede volverse más permeable y drenar más fácilmente si se descomprimen las articulaciones óseas.

Los músculos orbitarios también desempeñan un papel en la dacrioestenosis. El músculo orbicular del ojo se origina en el hueso lagrimal y se inserta en el hueso cigomático. Una pequeña porción, conocida como músculo de Horner, se extiende en dirección posterior al saco lagrimal y la cresta lagrimal posterior. El músculo de Horner es responsable de la función adecuada de la LND y se contrae para bombear las lágrimas a través del canal. Otra porción del músculo orbicularis oculi rodea la ampolla y se tensa para evitar el movimiento retrógrado de las lágrimas. En nuestro caso, el hueso craneal se eleva en los orígenes óseos y las inserciones del músculo orbicularis oculi abordaron las restricciones musculares con el objetivo de mejorar la función muscular y aumentar la eficacia del mecanismo de bombeo del drenaje de lágrimas. El tratamiento de manipulación osteopático puede tener un papel en la normalización del tono autónomo de la órbita. Disfunciones somáticas a lo largo de las vías de los nervios craneales y

sus ganglios pueden causar síntomas de dacriostenosis, que pueden aliviarse a medida que se manejan los patrones de tensión. El músculo orbicular de los ojos está inervado por las ramas temporal y cigomática del nervio facial (nervio craneal VII), que atraviesa el canal facial y sale a El foramen estilomastoideo. La rama oftálmica (nervio craneal VI) del nervio trigémino proporciona la inervación aferente a la glándula lagrimal. Los nervios parasimpáticos eferentes se originan en el tronco cerebral, viajan a través del canal pterigoideo y, en última instancia, hacen sinapsis en el ganglio pterigopalatino. Las fibras posganglionares salen del cráneo a través del tratamiento inferior de las disfunciones somáticas cervicales y torácicas, y abordaron las restricciones que impedían el drenaje linfático adecuado de la cabeza y el cuello, lo que pudo haber facilitado la posterior disminución del edema periorbital. Los vasos linfáticos orbitarios primero drenan hacia los nódulos preauricular, parótido y submandibular y luego drenan hacia el conducto torácico derecho. Al comprender la anatomía de los sistemas venosos y linfáticos que rodean la LND, los médicos pueden orientar mejor su aplicación de OMT.

Conclusión

Como se demostró en el presente caso, la OMT puede disminuir la necesidad de antibióticos y procedimientos invasivos en pacientes con dacrioestenosis persistente. Se necesita investigación adicional para respaldar estos hallazgos y evaluar el papel de la OMT como un tratamiento conservador potencial de primera línea para estos pacientes.

 

Descargar aquí

Gel Hidroalcohólico GRATISSólo hasta fin de existencias